Las personas hablan de generar riqueza de una forma totalmente diferente a la que actúan. ¿Por qué sucede esto? Simple, no entendemos los conceptos claves que nuestra mente y nuestras acciones requieren para trabajar nuestro objetivo de riqueza real.
Aunque hay cientos de contenidos al respecto, muchas veces hablan desde un plano tan sumamente técnico, que nos impide ser conscientes del verdadero sentido del concepto. ¿Cómo puedo diferenciar qué es un activo y qué es un pasivo? ¿Cómo puedo trabajarlos?
Las diferencias claves entre activos y pasivos

Empezaremos por los pasivos. A mí me gusta tomarlos como relación a un pozo sin fondo. Un coche que te compras para usarlo sólo tú. Un capricho como por ejemplo una moto que sacas los domingos para pasear, un apartamento en la playa el cuál sólo disfrutas tú.

Esto son pasivos, son elementos que metemos dentro de nuestra economía corriente y que nos ocasionan gastos de forma repetida. Nunca generamos ingresos con ellos, tan sólo ocasionan gastos y gastos y nos hacen tener que destinar partidas de nuestro salario a los costes de su mantenimiento.

Consejo de éxito

Si vas a gastar dinero, empieza por pensar en qué vas a invertirlo. Uno de los mayores logros a nivel personal que puedes alcanzar, es ser consciente de dónde depositas cada euro que sale de tu bolsillo.

Por el contrario, un piso que compro para ponerlo en alquiler, un ahorro que me genera rentabilidad, un negocio que abro en el cuál yo no trabajo, pero me genera beneficio cada mes…esto es lo que denominamos activos. Son partidas que lo que generan es ingresos recurrentes, los cuáles incrementan mi capacidad económica.
La gente vive ahogada en pasivos, añorando la vida de las personas que coleccionan activos. Alejandro Pérez

Tipos de pasivos habituales

  • El coche, de hecho es uno de los peores, pues incluso sin usarlo pierde poder adquisitivo de forma increíblemente rápida.
  • Mi vivienda…si estoy viviendo en la casa que tengo comprada, la misma genera unos gastos de mantenimiento como comunidad, seguros, reparaciones, etc.

Tipos de activos habituales

  • Acciones, fondos, productos de ahorro…generan rentabilidad a nuestro dinero si están bien escogidas.
  • Inmuebles para alquiler…me permiten generar una renta mensual positiva siempre y cuando no compre de forma errónea (veremos un artículo de cómo saber si estoy comprando un inmueble en rentabilidad)
  • Negocios…sí negocios, los mejores activos que puedes crear son negocios, eso sí, son los que conllevan un mayor riesgo.
  • Un libro…escribir un libro es un excelente activo, te permite generar royalties por su venta.
  • Una patente…es un activo de los mejores también, su explotación te generará ingresos vía royalties sin que tú tengas que mover un dedo en caso de querer licenciarla a un fabricante.

Cuando quieras saber si la decisión que estás tomando en tu economía, es un pasivo o un activo, piensa; ¿Esto me va a generar más gastos que ingresos o más ingresos que gastos? ¿Cuándo estés delante de un escaparate y veas un móvil o un ordenador portátil precioso, piensa, voy a generar más ingresos que gastos con él?

Digo esto porque es muy frecuente, quiero un móvil nuevo. Compramos de forma impulsiva, pero pensamos si realmente lo necesitamos para trabajar en la vía de generar ingresos a través de él. En muchas ocasiones no, por lo que trabajar mentalmente en esta línea te hará entender cuáles son las decisiones que te acercan a la riqueza y cuáles las que te alejan de ella.

Recuerda el dinero no es más que un resultado, un resultado de tu preparación para entender el juego del dinero.

 

LOS INGRESOS PASIVOS, EL CONCEPTO QUE AÚNA PERFECTAMENTE CON LOS ACTIVOS.

Este concepto lo veremos en otro post, ya que es tremendamente necesario y muchas veces las personas lo confunden con los pasivos, así que por ahora, empieza a entender qué pasivos te rodean en tu vida y qué clase de activos posees si es que tienes alguno.