A ctuar. Una palabra mágica. Un verbo tan súmamente simple, bonito, corto, ordenado, sonoro; que la mayoría de la sociedad que te rodea lo verá únicamente reflejado en el diccionario Espasa de su casa. Por qué pasa esto? Las personas hemos nacido para actuar de forma continua, simplemente hemos desarrollado entornos demasiado cómodos dónde descansar los pies encima de una mesa.

La riqueza sin acción, descansa en la pista de despegue

Seguramente pienses que las mayores fortunas de este planeta, tengan infinidad de sucesos en sus vidas que les hayan llevado a vivir un camino de éxitos.

Me gustaría que te planteases esta pregunta, ¿Alguien me ha dicho que no puedas coger la misma senda?

Tu genética predispuesta a la acción, ha mutado como la gripe en invierno.

Consejo de éxito

Comprometerse con uno mismo es el único y definitivo síntoma de estar totalmente alineado con tu destino. Si vas a dudar, mejor apártate, tendrás decenas de personas deseando despegar a los rincones donde tú no eres capaz de soñar.

¿Cuál es el sentido de todo esto? Nos dedicamos en la gran mayoría de los casos a mutar ese verbo prodigioso ACTUAR en el más conocido verbo de primera categoría DESEAR.

Lo chulo de todo esto, es que ese simple cambio nos hace pasar de algo material y conciso, a algo etéreo y abstracto que no sabemos por qué, pero raras veces se materializa.

Las dudas indebidas, son como los ceros a la izquierda, no suman en tu cuenta bancaria.

Alejandro Pérez

Cuando el verbo lo conjugas como no toca, DESEARÍA

La mente humana puede ser tan sumamente prodigiosa, que no contento con esto, tenemos el valor de conjugarlo en su forma condicional.

Para que lo entiendas, el condicional para marcar objetivos es como meter un elefante en un piso, por mucho que lo intentes, eso no puede terminar bien.

Antes de ACTUAR, decide qué es lo que realmente quieres

Somos tan súmamente mediocres a nivel de pensamiento, que hablamos como si el mundo nos fuese a dar respuestas a nuestras nubes mentales. Acéptalo, no eres rico y no vas a ser jamás rico, si no te paras a definir exáctamente lo que quieres.

¿Quieres ser rico con un millón de euros, mil millones de euros, un billón de euros? Si no tienes claro lo que realmente quieres, ¿cómo vas a ser capaz de tomar las acciones que te hagan despegar de la pista?

Tú tomas tus decisiones, arrancar motores cada día en tu objetivo millonario o seguir reposando de forma paciente en la sala de espera.

NO DESEES LAS COSAS QUE SUEÑAS, COMPROMÉTETE CON LOS OBJETIVOS QUE TE PROPONGAS

La riqueza ilimitada no entiende de soñadores. Si vas a esperar que tu cuenta bancaria se desborde anhelando ser rico; deja paso a los que están enganchados a su dosis de acción diaria.